Riverside Agency

Realizar una búsqueda avanzada +

Ingresar

¿Olvidó su contraseña? Haga click aquí

Las partículas elementales

Houellebecq pasó del total anonimato al centro de debate público cuando, en 1994, su novela "Ampliación del campo de batalla" se convirtió en uno de los libros más vendidos del año gracias, simplemente, al boca a boca. Los no pocos enemigos que sembró entonces su humor sombrío, su implacable mal genio, esperaban en silencio su rápido declive. Houellebecq, una vez más, les sacó la lengua: "Las partículas elementales" fue el máximo fenómeno editorial francés de 1998, y la crítica se deshizo en elogios para este nuevo Aldous Huxley el de "Un mundo feliz" o para esta nueva versión de "La montaña mágica" de Thomas Mann, autores con los que fue comparado. La clave acaso hay que buscarla en uno de los poemas que Houellebecq publicó cuando aún no era nadie: «Toda sociedad tiene sus puntos débiles, sus llagas. Meted el dedo en la llaga y apretad bien fuerte (...) Hablad de la muerte y del olvido (...) Sed abyectos: seréis verdaderos.» En "Las partículas elementales" toma forma definitiva el ataque frontal contra los protagonistas del 68, muchos de los cuales dominan hoy, desde todos los poderes político, económico, periodístico, el destino de Francia. La novela narra el improbable nudo que unirá los destinos de dos hermanastros: Michel, prestigioso investigador en biología, especie de monje científico que a los cuarenta años ha renunciado a su sexualidad y sólo pasea para ir hasta el supermercado; y Bruno, también cuarentón, profesor de literatura, obsesionado por el sexo, consumidor de pornografía, misógino, racista, un virtuoso del resentimiento. Encarnación consumada, en fin, de una sociedad en que la velocidad del placer no deja tiempo al nacimiento del deseo. Ambos han sido abandonados por una madre que prefirió una comunidad hippie en California a cualquier otro empeño. El humor de Houellebecq está más cerca de la risa desesperada que del fugacísimo regocijo del chiste. La novela, ambientada en el estricto presente, sucede como si las más pesadillescas parábolas de Kafka ya se hubieran hecho realidad, sin que nadie se haya dado cuenta.

De la misma colección

  • El ministerio de la felicidad suprema
  • Calle Este-Oeste
  • El truco
  • Gloria
  • Laëtitia o el fin de los hombres
  • La banda de los niños
  • Un amor imposible
  • Parece que fuera es primavera
  • El ejército de los sonámbulos
  • Los Mandible
  • Son cosas que pasan
  • La república
  • El crimen del conde Neville
  • Joyita
  • Tiene que llover
  • Kruso
  • El domingo de las madres
  • Enviada especial
  • Babilonia
  • El número 11

Narrativa contemporánea

  • Viñetas
  • Paraíso Alto
  • El joven sin alma
  • El secreto y no
  • El año que nevó en Valencia
  • Calais
  • Nueva ilustración radical
  • República luminosa
  • Parte de la felicidad que traes
  • La casa del almendro
  • La Feliz
  • Ulises
  • Toda una vida
  • Alias Grace
  • La musa
  • Matar a un ruiseñor