Riverside Agency

Realizar una búsqueda avanzada +

Ingresar

¿Olvidó su contraseña? Haga click aquí

Fin

Mi lucha 6

Mi lucha, de Karl Ove Knausgård, alcanza el Fin, y lo hace llevándonos hasta el principio: Knausgård, enfrentado a un callejón sin salida literario y un punto muerto existencial, acaba de volcar sus ansiedades (y exponer a sus allegados) en La muerte del padre, y se dispone a publicarla. Se hace fotos para el lanzamiento, se prepara para las primeras entrevistas promocionales, da, nervioso, a leer el manuscrito y recibe respuestas mayormente conformes. Y, de pronto, una bomba anunciada por dos palabras, «Violación verbal», que encabezan el e-mail que a Knausgård le manda su tío Gunnar: un e-mail que lo acusa de haber escrito un libro lleno de mentiras bajo el influjo adoctrinador de su madre, y que anuncia medidas legales si este llega a ver la luz. Una bomba que sacude al autor e impacta contra la línea de flotación de su proyecto, que busca poner la memoria al servicio de la honestidad: Knausgård tendrá que preguntarse si la primera no lo está traicionando, comprometiendo así la segunda, y, en caso negativo, cuáles son los efectos de querer ser honesto a toda costa. Y, a raíz de ello, el Knausgård más minucioso y exhaustivo, el más desenvuelto y proteico, capaz de entreverar su hiperrealismo doméstico de variadísimas reflexiones y derivas ensayísticas, inicia un excurso de una osadía casi desafiante y una inusual capacidad asociativa donde del peso del nombre en la familia y en la construcción de la identidad se pasa a su peso en la literatura, y de ahí al Holocausto y a Hitler y su Mi lucha, examinando las formas a veces perversas en que puede influir en la realidad la palabra. Y cuando el excurso termina, de vuelta en casa al otro lado de la palabra, a Knausgård le espera la realidad en toda su crudeza. Fin redobla esfuerzos para conseguir un cierre a la altura de Mi lucha, amplificando las propiedades más relevantes del estilo knausgårdiano: su maximalismo, su libertad formal y expresiva, su transparencia, su urgencia sin maquillar, su capacidad para englobar todo lo que bulle y late en una vida. El resultado regresa al terreno de La muerte del padre y Un hombre enamorado para, potenciando sus logros, entregar páginas agudas e inmediatas, dolorosas y emocionantes, sobre la familia, la paternidad, la pareja, la escritura y el equilibrio inestable que todas ellas mantienen: la encrucijada sobre la que Knausgård ha edificado un monumento literario que ya está, ahora, deslumbrantemente completo.


OPINIONES DE LA CRÍTICA

 «Knåusgard ha topado aquí con la gran realidad, el gran misterio, del mundo: […] el desafortunado intento de un ser biológicamente incompleto de alcanzar una especie de completitud mental o espiritual… Como lectores estamos más cerca de Karl Ove que en cualquier novela o autobiografía normales» (Fredric Jameson, London Review of Books).

«Irresistible y absorbente. Una interacción cautivadora entre la banalidad y la belleza, la redundancia y lo sublime» (Chris Power, New Statesman).

«Conmovedora y del todo adecuada. Una obra de arte hipnótica y genuinamente importante, que hace pensar» (Stuart Evers, The Spectator).

«Quizá la más absorbente de las entregas de esta epopeya, y un logro literario indudablemente impresionante» (Booklist). «Fascinante» (Alex Clark, The Guardian).

De la misma colección

  • El corazón de Inglaterra
  • En camping - car
  • El colgajo
  • Las lealtades
  • Los errantes
  • Máquinas como yo
  • Fin
  • Lo estás deseando
  • El amigo
  • Olga
  • El Gatopardo
  • El caso Sparsholt
  • Cox o el paso del tiempo
  • Días temibles
  • Golpéate el corazón
  • La única historia
  • La mujer desnuda
  • El expediente de mi madre
  • Serotonina
  • Su cuerpo y otras fiestas

Literatura contemporánea

  • Nuestra parte de noche
  • Como una novela
  • Nada se opone a la noche
  • Canadá
  • Crematorio
  • Lolita
  • Wilt
  • Hambre
  • No quiero morir en Nueva York
  • Ahorita
  • El corazón de Inglaterra
  • Arte
  • El libro de Rachel
  • Estoy contigo
  • El talento de Mr. Ripley
  • Yonqui